Indicadores Económicos
  • UF: 33126.33
  • IVP: 33594.32
El prodigio tecnológico de las Voyager: 69 KB de memoria y almacenamiento en cinta para conquistar el espacio

El prodigio tecnológico de las Voyager: 69 KB de memoria y almacenamiento en cinta para conquistar el espacio

Cuando las sondas Voyager se lanzaron al espacio en 1977 incorporaban lo último en sistemas informáticos. Sin embargo, al igual que los ordenadores que hicieron posible que pisáramos por primera vez la Luna, en estos tiempos son excesivamente menos capaces que los teléfonos móviles que utilizamos a diario. Aún así, tras casi 45 años explorando el cosmos, estas naves espaciales siguen funcionando. Se han convertido en los primeros objetos creados en la Tierra en adentrarse en el espacio interestelar y, sino fuera porque sus generadores termoeléctricos de radioisótopos, los encargados de brindarle energía para funcionar, están perdiendo potencia cada año y la NASA ha decido empezar a apagar gradualmente sus instrumentos, seguirían funcionando, posiblemente, por muchas décadas más. Una nave diseñada para una misión de larga duración Aunque el plan original de las Voyager establecía que sus misiones durarían unos cuatro años, el diseño de estas resultó ser tan bueno, y el hardware tan duradero, que ya llevan casi 45 años explorando el espacio, lo que sin dudas podría calificarse como un logro de la ingeniería de aquel entonces. Veamos cuáles son los sistemas informáticos que han permitido a estas naves conseguir tal hazaña. Las sondas Voyager 1 y 2 comparten la misma configuración interna de sus sistemas informáticos, es decir, son idénticas. Según explica la NASA, cada una de ellas cuenta con tres ordenadores: Sistema de Comando de Ordenador (CCS), Sistema de Control de Actitud y Articulación (AACS), y Sistema de Datos de Vuelo (FDS). Sonda Voyager en los laboratorios de la NASA Sistema de Comando de Ordenador. Se trata de uno de los puntos neurálgicos de la nave. Está conectado directamente al sumin